¿A DONDE QUIERE DIOS QUE VAYAS? 2ª Parte

PODEMOS TRATAR DE HACER LO QUE AGRADA A DIOS, PERO NO ESTAR EN EL LUGAR QUE DIOS QUIERE…
(Hechos 9:6, 7)
6El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer. 7Y los hombres que iban con Saulo se pararon atónitos, oyendo a la verdad la voz, mas sin ver a nadie.
El anhelo de Pablo era hablar la palabra de Dios. A cualquier lugar que iba compartía el mensaje. Tu y yo podemos pensar que cualquier lugar es bueno para predicar, para hacer la obra de Dios; sin embargo, tiene que ser en el lugar a dónde Dios nos guíe.
Pablo le había dicho a Jesús en su conversión: “Señor, ¿Qué quieres que yo haga?”(Hechos 9:6). El encuentro de Pablo con Cristo fue un encuentro de conversión y consagración al mismo tiempo. En el corazón del Apóstol, no había otro motivo más, qué hacer la obra de Dios. Esta no era la excepción; sin embargo, la Biblia nos dice“que les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia” (v. 6)
¿No te parece extraño? Yo no dudo que el Espíritu Santo quisiera la conversión de la gente que vivía en Asia, pero en el tiempo de Dios, no era ése el lugar donde Pablo tenía que predicar. El apóstol había escogido un lugar diferente al que Dios quería llevarlo.
Aprendamos de esta enseñanza:
TENEMOS QUE HACER LA OBRA DE DIOS EN EL LUGAR QUE ÉL QUIERE Y NO DONDE NOSOTROS QUEREMOS…
Bien podemos hacer la obra que Dios nos manda e invertir nuestro esfuerzo en todo lugar. Pero si no es el lugar del tiempo de Dios, nuestros esfuerzos quizás no rindan el fruto que deberían. El confirmar el lugar que Dios quiere nos hace pensar cuán sensibles debemos ser a su voz y que no es suficiente solo con querer hacer, tenemos que saber en dónde lo vamos a hacer, ¿cuál es el lugar donde yo me encuentro? y, ¿cuál es el lugar en donde Dios quiere que me encuentre?
Entonces debemos saber:
“¿ESTOY EN EL LUGAR QUE DIOS QUIERE QUE YO ME ENCUENTRE?”
¿Cuál es tu posición ahora como hijo de Dios? ¿Estás seguro que es ahí donde Dios quiere que te encuentres?
Tu puedes escoger entre el lugar que tú quieres estar y el lugar en donde Dios quiere que estés. En el orgullo de nuestra voluntad o en el centro de la voluntad divina; en el pecado o en la santidad; en la luz o las tinieblas; en el mundo o en la iglesia del Señor iglesia; en el infierno o en el cielo; en tu mucho hacer o en la obra de Dios; esta decisión solo tú puedes hacerla hoy. Los hijos de Dios, encontrarán siempre el lugar en donde Él quiere que estén.
Proximamente la 3ª Parte