A SUS PIES… (3)

Cuando una persona siente el perdón, la paz, la gracia y la bendición, hace las siguientes cosas, no porque se lo mandan sino porque en realidad lo siente hacer en su corazón:
1.    Adoras:
En espíritu y en verdad. De corazón. Esta mujer rompió su frasco de alabastro, algo bastante valioso, pero no le importó, estaba agradecida por lo que había llegado a sentir y por lo que había dejado de sentir.
2.    Escuchas:
Hubo otra mujer perdonada que hizo lo mismo unos días antes de la muerte del Señor, que tenía la costumbre de sentarse a sus pies, a los pies del Señor para escuchar sus enseñanzas, esta era María la hermana de Lázaro.
3.    Sirves:
Simón el leproso no le dio agua para que Jesús se lavase los pies, ni llamó a uno de sus sirvientes para que lo hiciera, pero aquella mujer le lavó sus pies con sus lágrimas y se los secó con sus cabellos.
4.    Amas:
Jesús le dijo una parábola a Simón el leproso, y la enseñanza principal se resume en esta frase: “Al que mucho se le perdona, mucho ama y al que poco se le perdona, poco ama”.
¿Cuántas veces nos sentimos agobiados por las circunstancias que nos rodean? ¿Cuántas veces nos sentimos solos a pesar de estar acompañados? ¿Cuántas veces nos hemos llegado a sentir incomprendidos?
¿Cuántos afanes y preocupaciones están secando tu vida?
¿De que quieres huir y no puedes? ¿De que quieres correr y sigues en el mismo sitio?
¿Cuánta soledad estas sintiendo?
¿Estás perdiendo el brillo de tus ojos? Emocionalmente, ¿Te estas volviendo insensible?
A sus pies puedes encontrar la respuesta.
Encontrarás el perdón, la paz, la gracia y la bendición que tu alma necesita.
A sus pies hallarás la respuesta a tu necesidad.