Infidelidad en el matrimonio, que puedo hacer?

¿Mi esposo me engaña, que puedo hacer?

¿Como inicia realmente un matrimonio? Dios dijo: “no es bueno que el hombre este solo, le haré ayuda idónea”. Dios estableció desde el principio de la humanidad el matrimonio.
La primer etapa en el matrimonio; el primer año, es el año donde toda pareja pasa los momentos mas felices de su vida, y al mismo tiempo inicia la etapa de adaptación y aceptación. Esta etapa es muy importante para los dos, porque vienen de familias distintas con pensamientos y costumbres diferentes por lo cual hay que aprender a adquirir la paciencia suficiente para no llegar a cometer los errores que muchos matrimonios cometen, tratando de que él o ella hagan lo que cada uno esta acostumbrado a hacer o a vivir, y lo que se necesita es aprender a guardar un equilibrio; ya que si esto no se logra es cuando se pueden desarrollar una serie de problemas emocionales en los dos , y lo único que se lograría con esto es una separación. Se aman mas no tienen la intención de ceder el uno al otro y esto es provocado por miedos generados por experiencias vividas con los padres.

¿Que es lo que puede provocar la infidelidad?
La palabra infidelidad quiere decir falta de fe, o sea que ya no confías en la otra persona.
¿Pero que es lo que provoca esta infidelidad? La infidelidad viene primero por la falta de interés hacia la persona amada, que se inicia por:

a) Falta de atracción física:
Durante la etapa de novios uno procura estar presentable ante el compañero que en muchas ocasiones vendrá a ser nuestro futuro esposo y nos presentamos, bien peinadas, vestidas, y perfumada ya que esto atraerá la atención de nuestro amado; pero tristemente cambiamos nuestro aspecto, ocasionado por el descuido de la persona, por mucho trabajo en casa, con los niños y en su mayoría en la oficina, llegando a casa exhausta y con ganas de ser atendida; en ocasiones se comete el error de que si se trabaja fuera de casa ya se a cumplido, pero se llega uno a olvidar que hay un trabajo mas importante en nuestros hogares al habernos permitido Dios entregarnos a un esposo y a unos hijos para poder cuidarles, se que esto es algo difícil pero como mujeres se nos a sido dada la encomienda de dirigir a una familia la cual el día de mañana dependiendo de como esta a sido llevada nos sentiremos orgullosas (sanamente) de lo que hemos podido realizar, con esfuerzo (la mujer sabia edifica su casa mas la necia con sus propias manos la destruye).

b) Desacuerdos en la pareja:
Ya no hay ese aliciente que les motive a creer en él o en ella, y esto se acentúa cuando en las familias de parte de cualquiera de los dos empiezan a involucrarse exponiendo sus experiencias y muchas veces se generan temores e inseguridades. No quiere decir que no debamos escuchar los consejos de nuestras familias lo que no debemos permitir es que se involucren de una manera excesiva llegando a generar mas dudas y división, al no haber acuerdos se generan contiendas seguidas en ocasiones por maltrato sicológico llegando en lo mas grave al maltrato físico. Y esto es debido a que no hay una base suficientemente estable.

c) Recursos económicos:
Ciertamente el amor es sufrido, es benigno, no es jactancioso, no se irrita, no guarda rencores, no se envanece, no busca lo suyo. Pero tenemos que darnos cuenta que uno de los problemas mas graves que causan separaciones en el matrimonio es la economía, por lo que hay que tener cuidado en como administrar aquello que se adquiere con tanto esfuerzo, valorando en nuestra pareja su esfuerzo por sacar adelante a la familia. Es importante que cada uno tome el lugar que le corresponda.

d) Relaciones sexuales:
Cualesquiera de los tres puntos anteriores aunados a este punto pueden causar desanimo, esta es una de las áreas importantes en todo matrimonio, que debemos cuidar, pero podemos ver que por causa de desconocimiento se comenten errores al dejar de tener relaciones con nuestra pareja argumentando, estoy cansada, me duele la cabeza, etc…
Y puede ser que esto sea así; pero lo que no podemos hacer es dejar de tener relaciones, ya que lo único que harías es dar pie a que él de rienda suelta a sus apetitos sexuales.
“No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia”. (1 Corintios 7:5)

¿Que hacer si en mi matrimonio hay infidelidad?

Cada uno de los puntos que han sido expuestos arriba, han sido en base a experiencias que he vivido, y lo que quiero decirte es que humanamente traté de esforzarme para lograr que mi matrimonio y familia fuese una familia estable; y en ocasiones ante los demás mi vida era aparentemente buena; pero nadie podía imaginar el dolor que yo sentía por dentro al sentirme engañada y decepcionada por la persona que había entregado mi vida y tiempo, tanto así que estuve a punto de quitarme la vida ya que para mi no había solución. Doy gracias al Señor que tuvo misericordia de mi, y cuando pense que ya no había esperanza alguna, me decidí buscar a Dios con todo mi corazón. Anteriormente decía: que si realmente Dios existía, no hubiera pasado lo que viví, sin darme cuenta que realmente yo nunca me había atrevido a conocerle, como El ya me conocía a mi, fue en ese momento que reconocí que no era yo la engañada, sino que era yo la que había sido infiel a mi Padre Celestial, al no haberle reconocido en mi vida. Abriendo mi corazón y reconociendo mi necesidad le pedí perdón por todos mis errores y fue en ese momento cuando Jesucristo me hizo libre de todos mis temores e inseguridades y de pronto sin entenderlo se incendio en mi la llama del amor, que se había apagado, con una nueva fuerza; algo sobrenatural había ocurrido en mi vida, a pesar de que él continuaba igual, yo le amaba, le bendecía, le perdonaba y oraba para que Dios salvará su alma y fuese bendecido y prosperado. A los 6 meses ocurrió el milagro. Mi esposo, viendo en mi vida algo especial, porque no le reclamaba nada, y no estaba a la defensiva, Dios obró en mi esposo, de tal forma que el quería aquello que yo tenía, la paz que había en mi corazón hizo que toda infidelidad desapareciese en mi matrimonio. El amor de Dios, es la única respuesta para toda persona que se siente engañada.
“Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.”

!TU PUEDES SER LIBRE REALMENTE!